CIP - Cleaning In Place

CIP - Cleaning In Place

Casi todas las empresas dedicadas a la industria de las bebidas y de la alimentación disponen de instalaciones CIP (Cleaning In Place) o SIP (Sanitizing In Place). Sirven para limpiar y desinfectar las instalaciones de producción y envasado. Precisamente por eso, son tan importantes de cara a la conservación y a la seguridad de los alimentos.

Los requisitos de la técnica utilizada, la seguridad del procedimiento y la posibilidad de reproducción son proporcionales a los resultados de higiene. ProMinent puede cumplir estos requisitos con calidad probada y, gracias a su extensa experiencia, puede elaborar propuestas para la optimización de procesos y costes.

Medición y regulación  en línea en el circuito de CIP

El catálogo de productos de ProMinent incluye sistemas de medición, sondas y reguladores de pH, conductividad, cloro, dióxido de cloro, ozono, clorito, bromo, flúor, oxígeno disuelto, peróxido de hidrógeno, PES. Los valores de medición se pueden transmitir al control de CIP existente directamente o mediante un sistema de bus. Los reguladores pueden encargarse también del accionamiento de las bombas de dosificación.

CIP - Cleaning in Place

Dosificación de sustancias químicas

Las bombas para la dosificación de sustancias químicas se pueden montar previamente en consolas de dosificación de acero inoxidable o plásticos resistentes a las sustancias químicas. Las consolas cuentan con una bandeja de goteo fija acoplada realizada en el mismo material y con los mismos requisitos que los componentes, como la válvula de mantenimiento de presión, el amortiguador de impulsos, manómetro, válvulas, dispositivo de lavado, etc. Para el aprovisionamiento de sustancias químicas se utilizan tanques de plástico con la misma fabricación. Dependiendo de los requisitos, están disponibles tanques de una alma de pequeño volumen o tanques soldados de gran volumen con bandeja colectora conforme a la ley de régimen hidrográfico.

Desinfección con dióxido de cloro y eliminación de gérmenes del agua de enjuagado con dióxido de cloro

Para este fin, sin lugar a dudas, el dióxido de cloro es una de las soluciones óptimas. Después del ozono, el dióxido de carbono es uno de los productos más eficaces y rápidos para la eliminación de gérmenes. El dióxido de cloro se lava de forma rápida y sencilla y está permitido para el tratamiento de agua potable, de modo que puede utilizarse sin peligro de posibles interacciones en el agua de enjuagado.

Para la desinfección se utilizará normalmente una concentración de aprox. 1,5 - 2 ppm; para el enjuagado se utilizará agua desgerminada de calidad de boca con menos de 0,2 ppm de dióxido de cloro. Este procedimiento se realiza aplicando el concepto ProMinent para la producción i distribución de dióxido de cloro en combinación con los reguladores, sondas y bombas de dosificación ProMinent adecuados.

Imprimir página